Macabros hallazgos en el Central Park


La policía investiga dos cadáveres que aparecieron en lagunas del emblemático parque de Nueva York. Uno de los cuerpos había estado en el agua de uno de los estanques al menos durante un mes mientras que el segundo, que fue identificado, permaneció apenas unos días.

Los cuerpos fueron hallados en estanques dentro del parque 

Los cadáveres de dos hombres fueron descubiertos en días consecutivos en lagunas en el Central Park de Manhattan, pero las autoridades no creen que estén vinculados a la actividad delictiva, dijo la policía el miércoles.

El primer cadáver, de un hombre de entre 20 y 30 años, fue descubierto el martes en el embalse Jacqueline Kennedy Onassis, cerca de la intersección de las calles Central Park West y 90. Al parecer había estado en el agua al menos un mes, dijo el jefe de detectives Robert Boyce, y fue encontrado desnudo y flotando boca abajo.

El miércoles por la mañana, el cadáver de un hombre de 36 años, luciendo pantalones y zapatos pero sin camisa, fue hallado a dos kilómetros al sur de la reserva, en el Swan Lake, un estanque frecuentado por turistas cerca del Hotel Plaza.

Había estado allí entre una y dos semanas y se encontró un identificación en el cadáver, aunque la policía dijo que no revelaría su nombre hasta contactar a la familia.

Sin embargo fuentes cercanas a la investigación dijeron al New York Post que se trataría de Anthony Mcafee, una persona sin hogar que había sufrido de depresión y se había intentando suicidar en el pasado. También se lo conocía con el alias de Anthony Brown.

No pensamos que haya criminalidad en ninguno de estos casos en estos momentos

El médico forense tratará de determinar las causas de ambas muertes. Ninguno de los cuerpos portaba indicios visibles de traumatismo, por lo que se sospecha que podrían haberse ahogado.

No pensamos que haya criminalidad en ninguno de estos casos en estos momentos”, dijo Boyce.

Las extrañas apariciones -la última vez que fue hallado un cadáver en aguas del Central Park fue en el 2015- han atraído una atención negativa al que usualmente es un oasis de tranquilidad en el corazón de Nueva York.

Swan Lake, en la esquina sureste del parque, es un estanque rodeado por azaleas blancas y rosadas, arces japoneses y otra vegetación y poblado por toda suerte de aves.

El martes, la actividad policial se centró en un área igualmente pintoresca en el norte del parque. El embalse tiene unos 800 metros de longitud y una profundidad de 12 metros y está rodeado por una popular pista para corredores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *